Vida de Yasiel Puig – Jugador de Los Angeles Dodgers

Yasiel Puig Valdés, destacado jugador de béisbol cubano, nacido en Cienfuegos, el 7 de diciembre de 1990. También se le conoce como el “Caballo loco” y se ha destacado principalmente, tras su llegada a la MLB, por su juego agresivo, el poderoso brazo con el que ha puesto fuera de circulación a varios corredores y la peculiar manera de lanzar el bate luego de un kilométrico jonrón.

Inició la práctica del béisbol a la edad de nueve años. En el año 2008 integra la selección nacional juvenil de Cuba que participó en el campeonato mundial celebrado en la ciudad de Edmonton, Canadá. En dicho torneo su equipo ganó la medalla de bronce y Puig se destacó tanto a la defensa como a la ofensiva; actuación que lo catapultó, a la edad de diecisiete años, a una de las mejores versiones del equipo de mayores de su provincia.

Participó en la 50 Serie Nacional de Béisbol (2010-2011) y alcanzó un promedio de bateo de 330, con 17 cuadrangulares.

En el 2011 intentó desertar del béisbol cubano mientras representaba a su país en el Torneo Interpuertos celebrado en Rotterdam, Holanda. Finalmente, no lo consiguió, lo que le mereció la suspensión del deporte por parte de las autoridades deportivas. Luego trató de abandonar el país por otras vías, en reiteradas ocasiones, hasta conseguirlo en junio del 2012, arribando a México.

En tierras aztecas se presentó ante cazatalentos estadounidenses, consiguiendo firmar un contrato por 42 millones de dólares, por siete temporadas, con la organización de los Dodgers, el acuerdo más oneroso para un pelotero cubano que ha desertado de su país. ​Inició su recorrido en las Ligas Menores con el equipo AZL Dodgers. Terminó la temporada con porcentaje de bateo de 354, en la que también formó parte de Rancho Cucamonga, de categoría “A”.

Luego, la organización le envió a Puerto Rico a jugar con los Indios de Mayagüez. En 2013 retornó a los Estados Unidos, compitiendo en la Liga del Cactus. Allí fue seguido por el manager de los Dodgers.

Para pulir a la joven promesa su organización lo envió al equipo Chatanooga Lookouts, de la categoría “AA”; aunque su llegada al equipo grande no se vislumbraba aún, puesto que los jardines estaban bien custodiados, pero la situación de los Dodgers en la temporada cambiaría, también la suerte del cubano.

En la temporada 2013

A mediados de año, Los Dodgers ocupaban el último lugar de la tabla en su división; mientras, tres estelares jardineros causaron baja por lesión. Puig tuvo oportunidad de debutar custodiando el jardín derecho. Y no la desaprovechó. En su primer juego, ante los Padres de San Diego, ocupó el primer turno al bate, conectando dos hits en cuatro oportunidades, también realizó par de jugadas destacadas a la defensa. Los Dodgers ganaron 2-1. En el siguiente encuentro, también ante San Diego, conectó dos jonrones e impulsó cinco carreras, contribuyendo a otra victoria (9-7). En los diez primeros partidos bateaba para astronómico 486, con cuatro cuadrangulares, deslumbrando a su manager, quien comparó su debut con el de Manny Ramírez, en el 2008.

Al mes aun su promedio era elevadísimo, 436, el OBP, 467 y slugging, 713, con siete cuadrangulares y cuatro bases robadas.  Fue elegido mejor novato del mes y su actuación fue fundamental para poner a soñar a los fanáticos de su equipo. ​Antes de finalizar el segundo mes ya los Dodgers se situaban en el lugar de honor de la tabla de posiciones de su división.

En los 104 partidos que jugó esa temporada consiguió un porcentaje de bateo de 319, OBP de 391, SLG de 534, 19 cuadrangulares y 42 carreras impulsadas.

En postemporada bateó para 471, con dos carreras impulsadas, y en la Serie de Campeonato, para 227, también con dos carreras empujadas, aunque de igual manera resaltaron tres errores cometidos en el sexto juego de esta serie, en el que su ansiedad le pasó factura.

En la votación para elegir al novato del año Puig obtuvo la segunda mayor cantidad de sufragios.

Temporada 2014

En su segunda temporada en MLB, Puig fue seleccionado mejor jugador del mes de mayo por la Liga Nacional, al obtener un promedio de bateo de 398, con 25 carreras impulsadas y ocho cuadrangulares. Además, en ese período conectó, al menos, un extrabase e impulsó una carrera en ocho juegos consecutivos.

En esta temporada el aspecto defensivo fue el que más mejoría vio respecto a la anterior. En el 2013 el cubano cometió cinco errores en cien juegos como jardinero de los Dodgers. En el 2014 no sólo bajó sus pifias a tres en 144 encuentros, sino que también fue primero en la Liga Nacional en asistencias desde los jardines, con 15 y segundo en Las Mayores, con una por debajo de su compatriota Yoenis Céspedes, mejorando su porcentaje de fildeo de .971 a .981.

Los Dodgers terminaron campeones de la División Oeste y avanzaron a la postemporada. El cubano consiguió el mejor promedio ofensivo del equipo y el octavo de la Liga, 296, OBP de 382, SLG de 480, 16 jonrones, 69 empujadas; sin embargo, los angelinos cayeron en la postemporada, serie en la que Puig fue ponchado en ocho ocasiones en doce turnos al bate. Pese a todo, en el tercer juego bateó un triple y anotó una carrera, en lo que parecía el despertar de su ofensiva, pero en el siguiente encuentro el mánager decidió dejarlo en el banco.

Su aire de “chico malo” y rebelde lo convirtió en uno de los peloteros más mediáticos de la competición. Este año consiguió jugar el All-Star y la franquicia de videojuegos MLB: The Show, lo eligió como portada de la edición del 2015.

Temporada 2015

Sufrió varias lesiones que solo le permitieron participar en 79 compromisos. En los escasos 311 turnos que tuvo registró los peores números desde su llegada a la MLB: 255 de average, 322 de OBP, 436 de SLG y 11 cuadrangulares.

Temporada 2016

En agosto de 2016 Puig sufrió el peor momento de su carrera deportiva: la organización lo envió al Oklahoma City Dodgers, un equipo de liga menor, debido a su pobre producción ofensiva. La medida venía precedida de las intenciones del team angelino de transferirlo a otro equipo, sin obtener respuesta de ninguna firma beisbolera.

Al regresar, Puig se enfocó en mejorar su disciplina deportiva y su imagen pública. Creó y financió la Wild Horse Foundation, una organización caritativa sin fines de lucro que busca ayudar a los niños económicamente desfavorecidos.

Terminó la temporada regular con average de 263, OBP de 323 y SLG de 416.

Temporada 2017

En esta campaña Yasiel Puig renació de sus cenizas, tras dos años de inestabilidades e indisciplinas que casi le cuestan la salida de los Dodgers. Recuperó la confianza y los números que lo llevaron a encandilar a los aficionados, tras su debut en 2013.

Terminó bateando para 263 de average, 346 de OBP y 487 de slugging, con 28 jonrones, 15 bases robadas, 74 carreras impulsadas y jugó en 152 partidos de la temporada, por primera ocasión en su carrera.

En la postemporada fue uno de los líderes de su equipo, con 286 de promedio, 10 empujadas y 3 cuadrangulares. A la defensa cometió un solo error en 135 partidos. Estuvo también codo a codo luchando por el Guante de Oro, que finalmente le arrebataron.

En total, en las primeras cinco temporadas batea para 281/357/475, con 85 vuelacercas y 268 impulsadas.

Por su carisma y resultados, Puig es en la actualidad uno de los peloteros más mediáticos de la MLB. Es, con justicia, uno de los iconos de la armada cubana en las Grandes Ligas.

Fuente: https://www.deportecubano.com/biografia-de-yasiel-puig-valdes/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *